Qué es un tratamiento endovascular?

Qué es?

¿Qué es el tratamiento o terapia endovascular?

La terapia endovascular es procedimiento mínimamente invasivo, que se realiza por medio de un cateterismo a través de los vasos sanguíneos sin necesidad de abrir el cráneo.

Para lograr eso, el neurointervencionista inserta un tubo delgado en la ingle o en el brazo por medio del cual avanza otro tubo mucho más delgado (microcatéter) hasta llegar al vaso sanguíneo que debe repararse FIGURA. Una vez allí el neurointervencionista introduce dispositivos especialmente diseñados para realizar el procedimiento que el paciente necesite.

El paciente se acuesta en una mesa especial de angiografía, que no es un quirófano convencional, se trata de un equipo con tecnología avanzada en imágenes con substracción digital FIGURA, que por medio de rayos X permite además de controlar en tiempo real el procedimiento realizado, obtener imágenes 2D FIGURA y reconstrucciones en tres dimensiones 3D FIGURA.

Estos son algunos ejemplos de las herramientas y los dispositivos más frecuentes usados en cirugía endovascular y una descripción de lo que hacen:

Catéter con globo – El cirujano puede introducir el catéter con globo (el globo está desinflado) e inflarlo dentro del vaso sanguíneo. Esto ayuda a ensanchar los vasos sanguíneos que se han vuelto demasiado estrechos. El procedimiento se llama “angioplastía”. En una angioplastía, se usan globos para ensanchar arterias (por ejemplo, en las piernas) que son demasiado estrechas.

Stent – Un stent (injerto endovascular) es un tubo de malla de metal que se deja dentro del vaso sanguíneo para abrirlo (figura 2). Los stents se pueden usar dentro de muchos vasos sanguíneos distintos en el cuerpo, entre estos:

•Arterias en los brazos o las piernas

•Arterias que llevan sangre al cerebro

•Arterias que llevan sangre a los intestinos

Un injerto de stent – Un injerto de stent es un tubo hecho de un material especial que con frecuencia está reforzado con metal. Los injertos de stent de este tipo se usan para reparar un problema llamado «aneurisma» en uno de los grandes vasos sanguíneos del cuerpo. El aneurisma ocurre cuando las paredes del vaso sanguíneo se debilitan y comienzan a sobresalir (figura 3).

Un cirujano introduce un injerto plegado. Al llegar al aneurisma, el cirujano despliega el injerto, el cual presiona las paredes del vaso sanguíneo y sirve como un recubrimiento. La sangre circula a través del injerto de la misma forma que lo haría a través del vaso sanguíneo. Con el injerto colocado, el vaso queda protegido contra la fuerza de la presión arterial y eso evita que estalle.

Un resorte u otro dispositivo – En algunos casos, los cirujanos colocan resortes u otros dispositivos dentro de los aneurismas con forma de globo, en especial los pequeños, como los que se encuentran en el cerebro o el bazo. Estos dispositivos sellan el aneurisma y evitan que estalle. Los mismos dispositivos también se usan para ayudar a detener el sangrado de los vasos sanguíneos lastimados.

Un cable que se calienta – En algunos casos, los cirujanos usan calor para sellar una vena enferma (figura 4).

Un dispositivo en forma de paraguas – Otro tipo de dispositivo en forma de paraguas, llamado “filtro de vena cava”, se coloca en la vena grande del área del estómago (la vena cava). La función del filtro consiste en atrapar los coágulos que podrían desprenderse dentro de las venas que corren por las piernas, e impedir que lleguen al corazón. Los cirujanos introducen el dispositivo en forma de paraguas en la posición cerrada. Luego lo abren cuando llegan a la parte del vaso sanguíneo donde quieren usarlo.

¿Por qué se realiza una cirugía endovascular en lugar de una cirugía abierta?

La cirugía «abierta» es aquella en que el cirujano le hace un corte en la piel para abrir el cráneo y llevar a cabo el procedimiento donde se pinza el aneurisma. En las últimas décadas el tratamiento tradicional quirúrgico ha perdido terreno con respecto a las nuevas técnicas endovasculares, aun así, estas dos formas de tratar los aneurismas se requieren la una a la otra pues hay aneurismas que por su complejidad requieren ya sea uno de los dos tratamientos, es decir, cada caso debe evaluarse y tomar la desición que más convenga.

Una de las grandes ventajas del tratamiento endovascular es que los pacientes tratados con estas nuevas técnicas en general se recuperan más rápido y más facil que los pacientes llevados a una cirugia abierta o tradicional, esto se debe a lo siguiente:

●Por lo general se realiza una pequeña herida por donde ingresa el catéter, en lugar de una herida grande en la que se abre el cuerpo.

●El interior del organismo no necesita quedar tan expuesto como ocurriría en una cirugía abierta.

●No es necesario mover tanto los órganos, como ocurre en la cirugía abierta.

Sin embargo, es importante recordar que la cirugía endovascular no deja de ser una cirugía. Las personas que se someten a esta sufren algo de dolor, con frecuencia necesitan suturas y pueden desarrollar infecciones u otros problemas causados por la cirugía.

¿La decisión de realizar cirugía endovascular la toma el paciente?Depende. En los procedimientos que pueden realizarse de cualquiera de las dos maneras (con cirugía endovascular o abierta), a veces el paciente participa en la toma de la decisión, pero la elección del tipo de cirugía no siempre depende del paciente.

La posibilidad de que pueda someterse a una cirugía endovascular depende de:

●Si el dispositivo será compatible con su organismo – Por ejemplo, el tamaño o la forma de los vasos sanguíneos en algunos casos pueden complicar la cirugía endovascular.

●Por qué necesita la cirugía

●Los otros problemas de salud que tenga

●Si hay un cirujano disponible en la zona con suficiente experiencia en ese tipo de procedimiento, y si no, si usted está dispuesto a viajar para recibir el tratamiento

Incluso si se le practica una cirugía endovascular, no hay garantías de que se emplee ese método durante toda la cirugía. En algunos casos, los cirujanos comienzan con una cirugía endovascular y luego se dan cuenta de que deben practicar una cirugía abierta. Esto no significa que el cirujano haya hecho algo mal; simplemente es algo que puede suceder una vez que se inicia una cirugía.

Si está por someterse a una cirugía endovascular, prepárese para despertarse y enterarse de que se sometió a una cirugía abierta. Esto puede suceder por varios motivos diferentes, por ejemplo:

●El cirujano encontró algo inesperado después de comenzar a operar

●El cirujano no podía ver bien o no podía tratar correctamente la parte del cuerpo que se proponía operar

●Se produjo un sangrado que fue necesario controlar

Algunos procedimientos solo se realizan mediante una cirugía endovascular. En esos casos, si hay algún problema, la cirugía abierta no es una opción. A veces el cirujano puede probar con otro enfoque endovascular, como por ejemplo insertar un catéter en otro vaso sanguíneo. Si no es posible, el cirujano podría optar por no continuar con el procedimiento.

Lo que es importante recordar es que si el cirujano opta por realizar otra clase de cirugía, o tiene que interrumpir la cirugía, generalmente es para preservar su seguridad.